Sobre mantras y Bhajans

A lo largo de la historia, diversas culturas han descubierto el poder sagrado de ciertas palabras o sonidos, y muchas de ellas han reconocido también que al pronunciar determinados nombres o vocablos se podía controlar el mundo interno, así como también el entorno. El origen de los mantras se remonta a los tiempos védicos, a miles de años atrás, incluso mucho antes que el nacimiento de maestros iluminados como Buda.

Los mantras, presentes en la conciencia humana desde hace siglos, tienen un efecto directo en el cuerpo, las emociones, los pensamientos y la mente.

El término deriva de la raíz sánscrita “man”, “manas” (que significa “pensar”, o “mente”), y “tra”, de “trai” (que significa “proteger” o “liberar de algo que ata”). Así, un mantra es un instrumento que se utiliza para traer sosiego, liberando a la mente del flujo constante de pensamientos.

Un mantra puede ser una sílaba, palabra, frase o texto que, al ser recitado, y repetido una y otra vez, conduce a un estado de paz y meditación.

En la antigua India se creía que quien conocía los verdaderos nombres de los dioses podía llamarlos y obligarlos a cumplir sus deseos. Lo más valioso de los mantras, sin embargo, es que nos ayudan a conquistar el enemigo más difícil de vencer: la propia mente.

El más popular de los mantras es el OM, considerado en las escrituras védicas como la verdadera base de cualquier otro mantra, la sílaba sagrada, el sonido primario y universal.

Bhajans son los mantras que se cantan en grupo, principalmente sonidos en sánscrito, sin una estructura musical establecida y con tempos vivos y variables. Bhajan significa “compartir”; compartir lo que la Divinidad misma es: paz, amor, cuidado, alegría, juego, vida, entusiasmo, inocencia, cooperativismo, amistad, diversión… Todo aquello que compartimos es bhajan. Toda la creación está conectada y todos somos uno.

Existen innumerables anécdotas y episodios en las sagradas escrituras del antiguo Oriente, en las enseñanzas de santos y yogis y en las descripciones de dioses en donde se cantan bhajans y mantras. Entre los compositores más notables pueden mencionarse a Nanak, Kabir, Meera, Narottama Dasa, Surdas y Tulsidas.

Al cantar en grupo, cada persona entona lo mismo: una melodía, un ritmo o un sonido en particular, y las mentes se hacen una. Esa unidad genera una energía amorosa y profunda que purifica el sistema nervioso y el entorno.

Cuando cantamos mantras, bhajans, lo que más importa no es el significado de lo que se dice sino el efecto que las vibraciones de esos sonidos tienen en nuestro sistema nervioso.

La mente constantemente se esfuerza por analizar, discriminar y juzgar todo aquello que percibe. Los bhajans son cantos devocionales, de amor; sonidos que nos transportan de la mente al corazón; del análisis a la síntesis; del ruido y la perturbación al silencio y la quietud.

El objetivo de cantar mantras es ir más profundo al silencio, hacia dentro de uno mismo.

El propósito de la música es volver a la música del silencio.

La música está sonando, déjala que suene, sumérgete en el éxtasis y disfruta.

¡La vida es una celebración!
Ignacio Escribano- Arte de Vivir

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s